jueves, 26 de febrero de 2009

Facebook

::

Al cabo de un año y medio de haberme unido a esta red social tenía 102 amigos, muchas más personas de las que entran en mi casa. Tenía con mi hermana más de 50 amigos en común. Dos, tenemos dos amigas en común, y encima a veces entre ellas ni se hablan. Me contacté con gente que hacía mucho no veía, pero tampoco las ví. Descubrí con sus fotos que los años no sólo pasaron para mí, aunque no tengo mucha idea de lo que pasó en sus vidas durante esa ausencia. Me han preguntado que fue de mi vida y conté 12 años en 10 renglones. Imposible. Me invitaron a eventos de los que no fui a ninguno. Me avisaron de sus cumpleaños, pero como no tenía sus teléfonos el mensaje también fue virtual. Vi las fotos de sus vacaciones pero nadie trajo ni un Havanna. Mostré las fotos de las mías y no les conté que tal la pasé. Vieron las fotos de mi hijo pero no saben que ser su mamá es lo que más me gusta en la vida. Sólo una vez admití a alguien que no conocía y ante su pregunta: "de dónde sos" lo desadmití al instante. Un amigo publicó una encuesta acerca de mi buen o mal humor. Me invitaron a participar de todo tipo de grupos, desde "la barba candado da garca" hasta "tengo las bolas al plato del verano", como si eso fuera a bajar la temperatura del día mas caluroso de enero. Me enteré que Cintia se comprometía, que Daniela se separaba y que Ayelén estaba en una relación complicada por sus estados. Supe que a Toy le faltaban dos días para irse a Pinamar, que Diego vuelve en Junio de Chile y que Pablo "se está yendo al médico", su estado siguió igual por 2 semanas y pensé que tal vez había quedado internado, pero no, se fue de vacaciones y se olvidó de borrar el sub nick o cómo se llame. Me mandaron todo tipo de mates, pero a mí me gustan calentitos y charla de por medio. Apreté todos los botonitos pero jamás aprendí como agregar una aplicación, mucho menos jugar a ver quien tiene el cerebro más grande, sin duda yo no.
Si algo bueno hizo Don Facebook fue darme la posibilidad de contactarme con la escritora de uno de los últimos libros que leí. Le hice llegar mis comentarios y ella los suyos, fue un ida y vuelta interesante y gratificante, entonces le di mi mail y yo guardé el suyo para cuando lea su próximo libro.



Feisbi intentó hacérmela complicada, tuve que confirmar 3 veces mi decisión, quiso darme un golpe bajo diciendo que Marilina y Natalia me iban a extrañar. Marilina es mi hermana y Natalia mi compañera de banco en el laburo, así que eso no ocurrirá. Y me dijo también que todita la información que tenía en mi cuenta era mía y de nadie más, que hubo una terrible confusión.
Creo que si la página tuviera música habría sonado alguna canción bajonera de Lerner.


Pese a eso, noches atrás decidí sacarme el batón y dejar de barrer la vereda mirando que hacen mis vecinos con la puerta abierta de mi casa.





Por las dudas le dije a Facebook que era temporal. Uno nunca sabe.

::

3 comentarios:

Jous dijo...

Un blog muy acertado!

Zimbón tiene razón...
"esa luli es tremenda!"

Ahora veo porque...


Lindo espacio de una mamá feliz!...a mi también me fascina el cuadrillé.

Luli dijo...

no creas todo lo que dicen.
:)

Y sí, soy una mamá feliz de un nene feliz.

Andreievna dijo...

jajjajajaja!!! no lo puedo creer!!!

Bueno, yo creé un grupo en FBK que se llama "FBK es como salir en ruleros a barrer la vereda". Unite y seamos amigas en FBK!

Igual está bueno usarlo como una herramienta para difundir ideas y buscar adeptos. Yo creo que FBK hasta puede usarse para organizar una acción armada contra la CIA