martes, 2 de noviembre de 2010

Real envido

::

En los últimos días cumplí treinta y dos años y festejé por lo lindo que fueron los treinta y uno y por el comienzo de los y dos. Nani comienza a despedirse del jardín con proyectos que me llevan a revisar como era mi letra en primer grado y la cara de susto que tenía el primer día de clases, Emma ya superó el peso de su primo al nacer y los cachetes se le hacen cada día más Torres, el "Chiquitín" está mejor y todos estamos más grandes, Andy le sigue poniendo luces de colores a mi vida, el Censo 2010 dice que soy la jefa de un hogar donde vivimos tres y Néstor murió, llenando mi cabeza de inquietudes y de lágrimas, los ojos de mi mamá.

La vida pasa aunque no la escriba, Nani está más para filmarlo que para transcribirlo y encontrarme con otros pies debajo de las sábanas todas las noches es una sensación hermosa difícil de explicar.

Todo está bien, todo está lindo, tan lindo como ese ideal de felicidad que tanto deseé.

::

6 comentarios:

Un Simple Blog dijo...

¿Dónde se pone "Me gusta" acá?

Pau dijo...

Sos una grosa y te merecés que todo te salga excelente!

Besotes y me alegro por tu felicidad :)

Anónimo dijo...

Te extrañaba por acá.

Luli dijo...

Gracias, gracias, gracias :)

Jugo de tomate frio dijo...

Hace poco escuché que la mujer alcanza la plenitud sexual a los 30.

Crisálida dijo...

sos tan linda y tierna lula (L)