sábado, 24 de octubre de 2009

1855 días y tantas noches

::

La primera vez que la vimos, la mudanza con mi panza de siete meses, la noche del 24 de diciembre de 2004 cuando al salir al pasillo brotaban fuegos artificiales como anunciando el nacimiento de mi hijo. El día que llegamos y fuimos tres por primera vez. La cunita de Nani al lado de mi lado de la cama. Las luces que entran por las hendiduras de las persianas. El día que empezó a caminar y su culito envuelto en pañales bailando al ritmo de "Dame Luz". El día que dejó de caminar y cuando por fin volvimos después de días de internación. La noche que volvimos a ser dos. Otros dos. Y la mañana siguiente. Las noches que volví a ser una. Mis primeros pasos. El día que saqué los barrotes de su cuna. La tarde que entré y estaba todo el piso de la casa levantado. Elegir los colores de las paredes. Los pic-nics en el living, las cenas en mi cama. Cocinando galletitas. La luz de mi ventana y cuando la tapé por meses. Cuando la destapé. Los aviones. El árbol que se ve de las ventanas de la cocina y del cuarto de Nani que anuncia los cambios de estación. La música de los domingos. La soledad de los domingos. La noche que volvimos a ser dos. Otros dos. Su espalda en mi cama y su cabeza contra el techo. Los baños con burbujas, y cuando metió por primera vez la cabeza dentro del agua. Las pruebas de circo en el living. Los juguetes en el baño. Los viernes de pizza y cama grande. Las noches de insomnio. Las mañanas de sol. La noche que entendí que mi lado de la cama es toda la cama. El timbre, los peces, mis 30, la felicidad de la última navidad, la tristeza de la anterior. El cuadro de colores, la pared que le regalé a Nani para que pueda dibujar y las marcas de su crecimiento. Mi vecina y su rutina para el sexo, el aire acondicionado que no dejaba dormir al perro de mi otra vecina. Los pájaros despistados que empiezan a canturrear a las dos de la mañana. El día que colgaron el cartel de "SE VENDE", el día que colgaron el de "VENDIDO". Las cajas que me invaden, las cosas que me llevo, y las que ya no necesito.

Esta es la última noche de sábado en nuestra casa de Olivos.
Y mañana será el último domingo que la luz que entra por mi ventana me despierte al amanecer.


Crecimos mucho en esta casa.
Y aunque no parezca estoy feliz. Muy feliz.

::

11 comentarios:

Zimbon dijo...

A Zimbón le gusta el post de Luli. ;)

Un pedazo de vida en 1000 y una imágenes!

Es lindo cuando la nostalgia termina con abrazos y felicidad, no?

Que permanezcan!!!

Mariana dijo...

Que lindo saberte contenta, avanzando. Que lindo leerte y llenarme de historia. tu historia, la que comparto contigo a pesar de la distancia.
Que lindo verte mama y mujer al mismo tiempo!

Te quiero mucho...
Mucha suerte!!!!

Pau dijo...

Qué bueno que te lleves buenos recuerdos de esa casa! Es divina, así como la describís, con todas sus cosas buenas y malas.

Que la próxima sea mucho mucho más feliz!

(Y me encanta que hayas destapado tu ventana)

Luli dijo...

Zimbón, gracias por compartir nuestra alegría. Abrazo.

Maria, ¿Conocerás mi nueva casa? Dale que sí!
Te quiero mucho yo también.

Pau, Gracias. Sí, es divina y la próxima más. :)
Sin ventana al cielo, pero sí a un patio que se llenará de plantas.
Beso.

La Criatura dijo...

que bueno el listado de cosas que pasaron, que aunque mínimas, son enormes...

(y que bueno que no haya frases hechas para decir cuando alguien se muda... asi que... eh... no sé, se me ocurren muchas, pero la más linda es "que no les deje de funcionar el calefón", já, na, que sean felices)

Sole dijo...

Muy emotivas tus palabras Luli...
A veces, me sigue resultando raro esto de lagrimear con palabras de un extraño, será que ya no eres un extraño..
La forma en que describes tus dias, nos acercan más a vos..
Suerte en sus nuevas vidas y paredes!!, Y flores y luz y patio !!
Abrazo!

Luli dijo...

Criatura, la nueva casa no tiene calefón. Un problema menos.
Y gracias por los deseos.
:)

Sole, muchas gracias. Para mí también es raro que alguien que no me conoce se emocione con lo que digo. Gracias a vos también por los deseos y las flores.
Beso.

Ale dijo...

Ya estas instalada en Palermo?
Felicitaciones!

Luli dijo...

Mañana Ale.
Estoy em pleno proceso de embalaje.

Anónimo dijo...

Hasta las lagrimas!
Me encanto!

Luli dijo...

Gracias Anónimo.




(¡Cómo me intrigan ciertos Anónimos!)