lunes, 10 de agosto de 2009

Solo, solito

::

Como es costumbre en esta casa los días de semana, mientras Nani juega en el agua yo cocino.
Cuando se aburre o el agua se empieza a enfriar me llama para que lo bañe.
Hoy se aburrió demasiado pronto y yo tenía las manos llenas de milanesas por lo que le pedí que jugara un rato más así yo podía terminar.
No insistió como lo hace siempre. Esta vez me dijo "¿Me puedo bañar solito?"
Mi respuesta inmediata fue que no, que espere a que termine, dijo que él podía, entonces me pregunté "¿Por qué no?" y le dije que sí.
Oí que abrió la canilla y se prendió el calefón, oí que agarró el baldecito con el que le echo agua en el pelo y oí el agua caer.
Me asomé hasta poder verlo y ahí estaba, lavándose el pelo solo, tirando la cabeza bien para atrás y con los ojos cerrados para que no le entre el shampoo. Haciendo solo, lo que yo siempre le pido que haga.
Antes de que abriera los ojos yo me había ido.
Desde el baño me relataba lo que hacía, y dijo que prefería enjabonarse parado.
Al rato apareció en la cocina, medio envuelto en el toallón y con el pijama en la mano, preguntándome si era ese el que se tenía que poner. Sonreí que sí, y que buscara un calzón del primer cajón.

Todo contento y vestido se subió a un banquito para darme un abrazo y al oído me dijo "No llores, Mami".

::

8 comentarios:

Pau dijo...

Ay, que mezcla jodida de orgullo y de "noquieroquecrezacas!"!!!!

Luli dijo...

Ganó el orgullo.
Un inmenso orgullo.

Pero no sabés con qué placer le corté la comida y le leí los dos cuentos antes de dormir, pensando que de eso queda poco.

:)

Crisálida dijo...

tonta! cada vez que contas esas cosas me haces llorar a mi tambien!

Soledad dijo...

qué hermoso !!
ojalá algún día Feli (no) lo haga..
digo, eso de crecer !jaja.
Besos.

Luli dijo...

¿Cuántos años tiene Feli?

Anónimo dijo...

Escuchando Mother´s Nature Son leí este post, me emocioné, recordé momentos similares con mi hijo Tomi cuando empezaba a bañarse solo, hace unos años atrás...gracias.

Luli dijo...

¡Qué lindo!

Gracias a vos.

:)

Ale dijo...

Qué orgullo se debe sentir, no? No tengo hijos para entenderte tan bien como lo hicieron todos, pero desde afuera se siente la energía y la felicidad que se te sale de los poros cuando contás sus mini experiencias que de tan mini se convierten en enormes. Y no tenés que sentir orgullo solo por Nani, sino también por vos, espero que lo tengas claro :)