miércoles, 17 de junio de 2009

Cerca

::

A sólo 309 km de Buenos Aires existe una ciudad hermosa.
Se la puede recorrer en apenas unos días y los sitios de interés en apenas unas horas.
Es tan lindo pasearla como sentarse a mirarla pasar y un extraño fenómeno hace que todos los caminos conduzcan a una misma calle. Una vez ahí, el mismo fenómeno empuja a caminarla mientras canciones de Fito brotan irremediablemente como palabras.
Los medios de acceso son variados:
Hay ómnibus a distintas horas del día, aviones de distintas compañías y agradables paradores con una gran oferta de naranjas para aquellos que decidan llegar en auto.
También, todas las tardes, cerca de las siete, sale un tren de Retiro que pasada la medianoche te deja en su estación.

Esta ciudad encierra un misterio, una magia, un no sé qué.
A Rosario siempre se puede volver, aunque parezca que nunca te hayas ido.

::

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Mejor imposible!
Rosario tiene un no se que...tiene magia!

Luli dijo...

Anónimo,

¿A qué se refiere con mejor imposible?

¿Puedo saber quién es?

Gracias :)

Zimbon dijo...

Y yo que todavía no la conozco!
Encima sos la tercera en una semana que se va o habla de escaparse a Rosario.

Ufa


Ya me voy a escapar yo!

Luli dijo...

Vaya nomás.
No se va a arrepentir.
Lo prometo.

:)

Anónimo dijo...

Todas las tardes del sol..

Luli dijo...

Todas las noches del agua..

La Criatura dijo...

(el moderador de comentarios me impide comentar)

Diego dijo...

Yo nunca me voy a ir de Rosario.

Salvo que me vaya de viaje por todo el mundo.

Sino ni loco, soy fontanarrosiano a pleno.