sábado, 10 de mayo de 2008

en apuros

::

vivo apurada. me apuro para ir al trabajo y para volver a casa. me apuro en el chino de la vuelta y en video club. me apuro para vestirme y para desvestirme. me apuro para atender el teléfono y para contestar un mensaje. me apuro para bañarme. me apuro para sentir y para olvidar. me apuro para escribir, para borrar, para leer, para buscar, para encontrar, para creer y para crecer. me apuro. siempre me apuro. y hace un tiempo que escucho una voz, que aún no sé si es mía... una voz tranquila, que me dice, que me pide... "Lu, relajate un poco".

::

5 comentarios:

Andres dijo...

Uf.. sí.. este fin de semana yo también dije basta y apagué el teléfono.. Era hora..

No, no conseguí pasaje.. donde se consiguen??

el jardin de martin dijo...

la solución que yo implementé en esos instantes de apuro absurdo, es darse vuelta rapidamente y mirar si hay alguien corriéndome, y al ver que no hay nadie...me relajo

Lucas.- dijo...

jaja.. si, Lu.. relax...

Correr está bueno cada tanto, te mantiene activa... un poco va bene...

Beso.

Carolina dijo...

Yo sufro un fenómeno parecido: me doy cuenta de que no paro de pensar nunca. Me despierto pensando, pienso en el colectivo, pienso cuando camino, pienso mientras me baño, mientras escucho música... suelo pensar sobre cosas que ya pensé antes y pienso mucho sobre mi forma de pensar... y no dudo que también pienso mientras duermo.

Tu blog también me hace pensar...y me saca a diario una gran sonrisa. Es un gusto leerte!

Luli dijo...

yo también pienso mucho... pienso todo lo que hago... por eso cuando a veces hago espontáneamente después me quedo girando como un trompito...
me alegro mucho que te haya gustado este lugar... me pregunto cómo habrás llegado hasta acá...

Besos!